confesiones

Mujeres de Montevideo: Natalia

28 Jul 2020

Ferpectas

“El momento más feliz de mi vida fue cuando me fui a vivir con mi primera pareja, porque para mí fue como una liberación haberme ido de mi casa. Estaba viviendo con mi madre y fue un momento para experimentar la libertad de hacer lo que quería, de tener mi espacio, mis cosas.

 

Con mi pareja estábamos compartiendo mucho tiempo juntos y, como estábamos pasando tan bien, de alguna manera eso nos impulsó a tomar la decisión de que era una oportunidad para vivir juntos.

 

La libertad es fundamental, tener los tiempos que se necesitan para cada uno. Que cada uno tenga sus actividades, su tiempo libre, tener tiempo para ver a la otra persona pero sin ahogarla, compartir el espacio pero dando siempre esa sensación de que el otro puede hacer lo que quiera sin invadir. Me parece que todo esto es fundamental para llevarse bien y poder convivir y seguir una relación sana.

 

En mi relación esas cosas fueron las que faltaron, las que hicieron que de repente no pudiera funcionar. Me faltaba libertad, poder hacer mis cosas sin depender del otro. Poder seguir buscándome y encontrándome a mí misma sin depender de que el otro tuviese que hacer por mí. No, yo tenía que hacer para mí.

 

A veces los miedos te paralizan y hacen que sientas que no podés lograr un montón de cosas sola y ahí empezás a depender de tu pareja y eso no mejora la relación. Todo lo contrario.

 

Aprendí que primero tengo que estar un poco sola. Estar sola te ayuda a crecer y a conocerte, a saber cuales son tus espacios, qué es lo que necesitás. Es la única forma de poder estar después con otra persona y poder brindarle eso también. Todavía no me ha tocado estar en una relación pero me imagino que cuando lo esté quiero que cada uno tenga sus espacios para luego encontrarnos de otra manera para compartir y disfrutar.

 

Sanar un montón de cosas que tienen que ver con nuestro pasado hacen que podamos emprender algo nuevo desde otro lugar y eso es genial. Lleva todo un proceso y ese proceso hay que vivirlo entendiendo que todo forma parte del aprendizaje. En mi caso, inclusive el haber estado en una relación que no funcionó, porque hizo que yo aprendiera todo esto.”